INTERVENCIÓN DE S.E. EL PRESIDENTE DEL GOBIERNO DE ARAGÓN EN EL DEBATE SOBRE EL ESTADO DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA

DÍAS 16, 17 Y 18 DE OCTUBRE DE 2002

 

SUMARIO:

I.- ARAGÓN ANTE EL RETO DE SUPERAR LA INESTABILIDAD POLÍTICA QUE HA CARACTERIZADO LOS 20 AÑOS DE SU AUTONOMÍA.

1.- Principales rasgos de la V Legislatura.

2.- Nuestros retos políticos.

2.1.- La construcción europea.

2.2.- La construcción del Estado Autonómico.

2.2.a) Aspectos positivos del Estado Autonómico.

2.2.b) Los ajustes que nos quedan por hacer.

II.- LA CONSOLIDACIÓN DE UNA COMUNIDAD CON PLENA AUTONOMÍA.

1.- Objetivos fundamentales de la acción del Gobierno.

2.- Consolidación de la Autonomía de Aragón.

2.1.- Intensa actividad legislativa.

2.2.- El inusual hecho de aprobar los Presupuestos en tiempo y forma.

2.3.- Una intensa rendición de cuentas a la Cámara.

3.- Un talante y un estilo de gobernar fundamentado en el diálogo, la transparencia, la negociación y el pacto.

III.- UN ARAGÓN ABIERTO AL EXTERIOR, CONSIDERADO Y BIEN RELACIONADO.

IV.- EL GRAN ESFUERZO HECHO PARA LA VERTEBRACIÓN DE ARAGÓN DESDE EL PUNTO DE VISTA TERRITORIAL.

1.- La comarcalización, una verdadera descentralización.

2.- Otras importantes acciones en materia de política territorial.

V.- ESTAMOS VERTEBRANDO ARAGÓN CON EL IMPULSO DE LAS INFRAESTRUCTURAS.

1.- Unificamos la red interior y mejoramos las conexiones con el exterior en carreteras.

2.- La nueva estructuración del sistema ferroviario.

3.- Las conexiones con Francia mejoran.

4.-Nuestra cultura, nuestro patrimonio, nuestro deporte y nuestro turismo: respetados, valorados y atendidos.

VI.- LA DEFENSA DE LOS INTERESES GENERALES DE ARAGÓN: EL PRETENDIDO TRASVASE DEL EBRO QUE NO SE HARÁ.

VII.- ESTAMOS TRABAJANDO PARA CONSEGUIR UNA VERDADERA IGUALDAD DE OPORTUNIDADES PARA TODOS LOS ARAGONESES.

1.- Vivienda para todos.

2.- Mayor atención a la salud de los aragoneses.

3.- Hacia una verdadera calidad educativa.

3.1.- Resultados sensiblemente mejores a los de otras CC.AA. en la enseñanza no universitaria.

3.2.- Una Universidad pública que recupera competitividad y posibilidades.

4.- Medidas para fortalecer la seguridad alimentaria.

5.- Llegamos con el Desarrollo Rural a todo el territorio.

6.- Procuramos un desarrollo sostenible.

VIII.- UNA POLÍTICA ECONÓMICA Y TECNOLÓGICA ABIERTA AL FUTURO, QUE CUENTA CON ZARAGOZA COMO LOCOMOTORA DEL DESARROLLO DE ARAGÓN.

1.- Hemos mejorado nuestra financiación autonómica.

2.- Una economía en crecimiento que alcanza la convergencia con la zona euro.

3.- Una política de fomento de empleo orientada a los sectores más desfavorecidos.

4.- Crecemos de forma diversificada y apostamos por las nuevas tecnologías.

5.- Zaragoza, locomotora del desarrollo de Aragón: el modelo de PLAZA.

6.- Otros ejemplos de apuesta por el desarrollo de nuestro territorio, PLATEA en Teruel y el "Holding de la nieve".

IX.- ARAGÓN TIENE FUTURO.

 

Señor Presidente de las Cortes de Aragón,

Señoras y señores Diputados:

I.- ARAGÓN ANTE EL RETO DE SUPERAR LA INESTABILIDAD POLÍTICA QUE HA CARACTERIZADO LOS 20 AÑOS DE SU AUTONOMÍA.

1.- Principales rasgos de la V Legislatura.

Comparezco ante ustedes para celebrar el debate sobre el estado de nuestra Comunidad Autónoma.

Quiero aprovechar, Señorías, estas primeras palabras para reconocer el trabajo que todos los Diputados han llevado a cabo, así como la intensa labor desarrollada por este Parlamento en estos tres últimos años.

No es ésta una fórmula de cortesía. Somos una de las Comunidades Autónomas más activas en este periodo.

Sin duda, una intensa actividad parlamentaria. Y, que corresponde a una acción de Gobierno hasta ahora desempeñada en casi un centenar de Consejos de Gobierno, un millar de disposiciones reglamentarias aprobadas y más de cinco mil acuerdos adoptados.

Hemos iniciado el penúltimo periodo de sesiones de esta V Legislatura de las Cortes de Aragón. El haber cumplido tres cuartas partes de la Legislatura nos permite hacer en esta Cámara un balance casi completo de la misma, antes de la próxima convocatoria electoral.

Señoras y señores Diputados; dentro de seis meses concluirá una Legislatura muy importante para Aragón.

El salto y avance en nuestro autogobierno ha sido cualitativo y cuantitativo. Especialmente desde la asunción de funciones y servicios en enseñanza y sanidad, los dos instrumentos más importantes de los que dispone hoy nuestro Estado de bienestar.

En estos tres últimos años hemos multiplicado exponencialmente el volumen de gestión, y de decisión, de nuestra Comunidad Autónoma. Sirvan dos ejemplos: se ha duplicado el Presupuesto y se ha multiplicado por cinco el número de empleados públicos al servicio de la Comunidad.

Son éstos los avances más importantes que hemos dado en veinte años de vida autonómica.

Las instituciones de gobierno aragonesas deciden ahora en muchos de los temas que afectan a la vida cotidiana de los ciudadanos. En gran medida, el futuro que construyamos dependerá de nosotros.

Hemos dialogado y llegado a acuerdos en muchos e importantes temas, siempre desde la defensa de los intereses de Aragón.

El primer acuerdo lo hemos cumplido los socios de Gobierno. PSOE y PAR, con lealtad mutua, han sido capaces de respetar lo acordado en el verano de 1999. Deseo hacer constar mi agradecimiento a los Consejeros del Gobierno y a los dos Grupos Parlamentarios que lo sustentan.

Quiero agradecer, también, la confianza demostrada por Izquierda Unida con su voto en la investidura. En estos meses que quedan tienen la oportunidad de volver a demostrar su compromiso y generosidad con esta alternativa que en su día hicieron posible.

También hemos llegado a acuerdos, a través del diálogo y la acción, con nuestros agentes sociales. Sindicatos, empresarios y, en general, con nuestra sociedad civil.

Acuerdos que sostenemos también en temas concretos con las fuerzas políticas de la oposición, como sucede en el trascendental proceso de la comarcalización, y en un buen número de proyectos legislativos.

Acuerdos con otras instituciones, como el Ayuntamiento de Zaragoza, en temas estratégicos y de futuro. Ahí están asuntos como PLAZA, la Expo 2008, la participación en la sociedad "Zaragoza Alta Velocidad 2002" y el nuevo "Plan General de Ordenación Urbana", entre otros.

Así ocurre también con el Gobierno de la Nación en temas como el nuevo sistema de financiación autonómica, la llegada del AVE, el cierre de transferencias como la de Salud, la de políticas activas de empleo, regadíos, investigación…

Sin duda, era importante recibir los traspasos de salud en unas condiciones financieras aceptables. La insuficiente valoración, en la pasada Legislatura, de la educación no universitaria fue un ejemplo para recordar el esfuerzo que luego hemos realizado con cargo a nuestros propios recursos. Por eso, procuramos no ceder en nada de aquello que consideramos vital para Aragón. Es nuestro deber y obligación.

El gran desacuerdo que hemos tenido y tenemos en esta Legislatura con el Gobierno de la Nación y con el primer Grupo Parlamentario de la oposición en esta Cámara, es con el trasvase del Ebro. Este Gobierno, la mayoría de estas Cortes, al igual que la práctica totalidad de los aragoneses, considera imprescindible que no se haga.

Nos jugamos nuestro futuro, nuestro desarrollo, la prosperidad de las futuras generaciones de aragoneses. Todo. Esta es una cuestión vital. De supervivencia. Nuestra confrontación en este tema es clara y contundente. Dura, sin sombra alguna. Además, vamos a ganar esta batalla. ¿Acaso lo duda alguna de Sus Señorías?

Tesón y trabajo en el ejercicio de nuestras competencias. Claridad y contundencia con aquello que nos perjudica.

2.- Nuestros retos políticos.

Como he tenido oportunidad de manifestar en otras ocasiones, dos son los grandes retos políticos a los que se enfrenta nuestra generación: la construcción de Europa, ahora en un momento crucial, y la del Estado autonómico.

2.1.- La Construcción Europea.

Ni las Autonomías, ni España ni Europa, son un problema. Son la solución. Eso sí, voy a insistirles, en que estoy profundamente convencido de que hay que fortalecer los mecanismos actuales de participación de las Comunidades Autónomas en la formación de la voluntad del Estado y ante las instituciones de la Unión Europea.

2.2.- La Construcción del Estado Autonómico.

El próximo año celebraremos el XXV aniversario de la Constitución. Nuestra Carta Magna prevé un Estado de las Autonomías abierto, progresivo y perfectible. Es pues un modelo inacabado. La intención del legislador constitucional era afrontar de cara la cuestión autonómica.

2.2.a) Aspectos positivos del Estado Autonómico.

El resultado es que un cuarto de siglo después estamos ante uno de los Estados más descentralizados del mundo.

Este Estado muestra la compatibilidad de la unidad con la diversidad, y hasta con lo singular, que es diferencia legítima. Las Comunidades Autónomas no son en todo uniformes, pero nos importa que no sean desiguales.

España no tiene nada que envidiar, en cuanto a la reestructuración territorial del poder, a muchos de los Estados que se denominan formalmente federales en sus Constituciones.

2.2.b) Los ajustes que nos quedan por hacer.

No obstante, nos faltan todavía ajustes para el más adecuado funcionamiento del Estado de las Autonomías. Se deberían incorporar algunas de las técnicas de los Estados federales para mejorar especialmente la articulación del conjunto del sistema. Nos faltan los mecanismos para las relaciones intergubernamentales, entre los Gobiernos autonómicos y el de la Nación.

Ya conocen mis tesis sobre este tema. He tenido la oportunidad de exponer en diversas ocasiones ante la Cámara las ventajas que supondrían una adecuada reforma del Senado, la Conferencia de Presidentes y una articulación real y eficiente de las Comunidades Autónomas en la representación del Reino de España ante las instituciones y organismos de la Unión Europea.

II.- LA CONSOLIDACIÓN DE UNA COMUNIDAD CON PLENA AUTONOMÍA.

1.- Objetivos fundamentales de la acción del Gobierno.

Con el horizonte de referencia de los dos grandes ejes que he dibujado —el reto europeo y el reto autonómico—, los objetivos fundamentales de este Gobierno son los que siempre he propuesto:

I.- En primer lugar, la consolidación de la construcción autonómica aragonesa, mediante la asunción y desarrollo de todas las competencias previstas en el Estatuto de Autonomía de 1996.

II.- La apertura de Aragón hacia el exterior.

III.- La vertebración de Aragón, desde el punto de vista de la organización territorial con las comarcas, y las infraestructuras.

IV.- La defensa de los intereses de Aragón: especialmente ante el pretendido trasvase del Ebro.

V.- El desarrollo de una política social que permita una verdadera igualdad de oportunidades a todos los aragoneses.

VI- Por último, la ejecución de una política económica y tecnológica, abierta al futuro, y que cuente con Zaragoza como locomotora del desarrollo de Aragón.

2.- Consolidación de la Autonomía de Aragón.

Estamos desarrollando todas las competencias que nos reconoce nuestro Estatuto tras la reforma de 1996. Algo en lo que debemos avanzar coincidiendo con el vigésimo aniversario de nuestro Estatuto de Autonomía.

Aragón, por fortuna, es hoy más próspero, más libre y más justo que en 1982. Tampoco es el mismo el Estatuto, que ha tenido la virtud de ir adaptándose progresivamente al desarrollo de nuestra Comunidad.

Nosotros, que teníamos un pasado autonómico mucho más sólido que otras Comunidades Autónomas y a pesar de que exigimos la autonomía con firmeza, nos vimos obligados a seguir el proceso autonómico con una lentitud a la medida de nuestra paciencia.

Nuestro Estatuto es una norma viva, que deberá seguir adaptándose a las necesidades de nuestra sociedad, a la búsqueda de la máxima autonomía permitida en la Constitución y al nuevo diseño político que, sin duda, tendrá Europa en los próximos años.

El deseo de la máxima autonomía en Aragón no es un hecho casual. La autonomía es algo consustancial a nuestro pueblo. Históricamente casi siempre la hemos tenido. Aragón no va a renunciar a nada.

El Ministro de Administraciones Públicas ha anunciado, en el Senado, un plan con el que pretende terminar de transferir las materias pendientes a las Comunidades Autónomas en los próximos 18 meses.

Hace ahora unas semanas, juntamente con el Vicepresidente, le reclamábamos el traspaso inmediato de todas las competencias pendientes que establece el Estatuto de Autonomía de Aragón.

Le planteábamos, también, otros temas de interés para Aragón. Le preguntábamos al Ministro y Secretario General del Partido Popular: ¿Por qué Cataluña puede dirigir la gestión del parque nacional de Aigües Tortes y nosotros, con Ordesa, no lo podemos hacer?

Esta Comunidad tiene que seguir dando pasos de profundización y perfeccionamiento en el camino que emprendiera hace ya veinte años y que sigue siendo nuestra razón de ser: conseguir una sociedad aragonesa más libre, mejor preparada profesionalmente, más participativa, más igualitaria, más democrática y, en definitiva, más justa.

Si bien, todos somos conscientes de que el principal déficit que tenemos en nuestra Comunidad es el de la estabilidad política.

En los regímenes parlamentarios como el nuestro, el Parlamento tiene tres cometidos esenciales e ineludibles: