Pedro Laín Entralgo

(1908)

Nació el acadérmico aragonés el 15 de febrero de 1908 en Urrea de Gaén (Teruel), donde su padre era médico. En esta villa permaneció hasta iniciar el bachillero, que cursó en Soria, Teruel, Zaragoza y Pamplona. Pedro Laín recuerda bien la Zaragoza de aquellos iniciales años veinte, sus tranvías eléctricos, los multicolores uniformes de los soldados por el Paseo de la Independencia, el obrador de la confitería de su familia. Y luego, ya estudiante de la Facultad de Ciencias durante 1923, el breve paseo cotidiano entre ésta y su casa en el viejo y estrecho corazón de la ciudad, junto al palacio de la Audiencia que custodian los buenos salvajes.

Continuó sus estudios de Ciencias Químicas y Medicina en Valencia y Madrid. Más tarde en Viena, a donde llegó en 1932 para completar su formación en Psiquiatría. Antes en Madrid había conocido a la sevillana Milagro Martínez, una de las primeras licenciadas en Químicas en España, que fue su "novia formal" y compañera de estudios, su esposa después.

Pedro Laín Entralgo (*)

A su regreso trabajó como médico en la Mancomunidad Hidrográfica del Guadalquivir atendiendo "problemas sanitarios, humanos, mezclados con otros sociales y políticos", y desde la primavera de 1934 como médico de guardia del Instituto Pisquiátrico Provincial de Valencia. En esta ciudad se instaló la familia Laín-Martínez. Pedro Laín y Milagro Martínez se casaron en diciembre de 1934. Su primera hija nació en noviembre de 1935. Después estalló la guerra civil, cuando Laín Entralgo asistía a un congreso en Santander, desde donde consiguió llegar a Pamplona, una vez tomada la decisión de pasar a la zona controlada por los sublevados.

Como a otras tantas en el país, la guerra dañó terriblemente a su familia. Laín se afilió a Falange y durante la contienda colaboró en Arriba España y otras publicaciones, y desde 1938 dirigió la Sección de Ediciones del Servicio Nacional de Propaganda, después transformada en la Editora Nacional. Su relación con el régimen no fue fácil sin embargo. Con otros intelectuales -Luis Rosales y Antonio Marichalar, entre ellos- fundó en noviembre de 1940 la revista Escorial de tono aperturista, y al poco tiempo abandonó sus cargos políticos, sufriendo además la depuración a que se sometió a muchos falangistas de "procedencia dudosa". Laín Entralgo ha reflexionado al respecto: "reviso atentamente mi pasado español y encuentro en él algo de lo que que debo arrepentirme: erré por ingenuidad, por desconocimiento, más de una vez por deficiencia". Laín se dedicó desde entonces a su profesión y a su trabajo intelectual.

Obtuvo la cátedra de Historia de la Medicina en la Universidad de Madrid, que ocupó entre 1942 y 1978, y fue rector de dicha Universidad de 1951 a 1956, llevando a cabo el intento más serio de apertura intelectual en la Universidad producido durante la época franquista. En 1943 fundó el Instituto Arnau de Vilanova de Historia de la Medicina, dentro del CSIC. Es miembro de la Real Academia Nacional de Medicina, desde 1946, de la Historia, desde 1956, y de la Real Academia Española de la Lengua desde 1954. De esta última fue director entre 1982 y 1987.

Pedro Laín Entralgo se ha definido intelectualmente a sí mismo como "historiador de medicina, antropólogo, y ensayista y dramaturgo de domingo, por supuesto profesor universitario, hombre que ofrece a la incierta juventud lecciones sobre lo que él sabe o debe saber, y que a veces tiene la fortuna de suscitar en el alma de alguno de sus oyentes o lectores, la voluntad de acompañarle por los caminos de su particular disciplina académica". Su obra más voluminosa se centra en dos aspectos, la Historia de la Medicina (Medicina e Historia -1941-, Estudios y apuntes sobre Ramón y Cajal -1945-, Historia de la Medicina Moderna y Contemporánea -1954-, La curación por la palabra en la Antigüedad clásica -1958-, La relación médico-enfermo, historia y teoría -1964-, La medicina actual -1973-, etc ) y el "problema de España" y su cultura (Sobre la cultura española -1943-, La antropología en la obra de Fray Luis de Granada -1945-, La generación del 98 -1945-, España como problema -1949-, La espera y la esperanza -1957-, Teoría y realidad del otro -1961-). A todo ello hay que añadir su labor como articulista en prensa.

Por todo este ingente trabajo, del que únicamente se han subrayado algunos títulos, recibió Pedro Laín Entralgo en 1976 el Premio Montaigne, que destacó la transcendencia de su obra para la cultura europea. Otros reconocimientos han sido el Premio Nacional de Teatro por sus críticas en la prensa periódica en el período 1970-1971 y el Premio Aznar de Periodismo en 1980. Para Pedro Laín Entralgo, tanto fructífero esfuerzo dota a la vida de una parte de su sentido: "El trabajo tiene un valor fundamental en la vida. El hombre realiza su vida, modificando poco o mucho el mundo en el que existe. La imaginación y el trabajo hacen la historia, y la tarea fundamental del hombre es contribuir con el suyo a la empresa de que la humanidad vaya adelante".

Pedro Laín Entralgo ha fallecido en Madrid en la madrugada del día cinco de junio de este año, a la edad de 93 años.

(*) Fotografía perteneciente al libro "Pedro Laín Entralgo" abajo citado.

Fuentes:Gran Enciclopedia Aragonesa. Voz Laín Entralgo, Pedro. Tomo VII. 1981 / Parada, María Rosario: Pedro Laín Entralgo. Colección "Memorias de Aragón". Diputación General de Aragón. 1994.


Indice Cronológico

Aragoneses Ilustres: Ordenación Alfabética

Mensaje del Presidente | El Estatuto de Autonomía |El Escudo, la Bandera y el Himno | Instituciones Aragonesas | Historia | Geografía | Turismo


Fecha Creación: 4-6-1997

Presidencia
Gabinete de Comunicaciòn
Tlfno. 976.714188 / 74 / 69

cido@aragob.es
migracionportal -->