La Población de Aragón


El censo de población aragonesa de 1995 arrojaba una cifra de 1.205.663 habitantes, lo que supone un 3% de la población española, mientras que el territorio aragonés representa un 9,4% del total. Esto significa que el peso demográfico de Aragón en el conjunto nacional es muy débil, confirmando la tendencia descrita durante los dos últimos siglos, inversa a lo sucedido hasta el siglo XVIII, cuando el crecimiento de la población aragonesa era algo más alto que el penínsular.

Aragón es, tras Castilla-La Mancha, la región española de menor densidad poblacional, con 25 hab./km2. Las provincias de Huesca y Teruel son las más vacías de España, con 13 y 10 habitantes por kilómetro cuadrado respectivamente. La de Zaragoza cuenta con 49 habitantes por kilómetro cuadrado, si bien su densidad media queda reducida a 16 hab/km2 si descontamos la capital. En todas las provincias, las densidades más altas corresponden a los municipios urbanos (Zaragoza, Huesca, Teruel, Calatayud, Barbastro, etc) con más de 80 hab./km2.Las más bajas de la región (menos de 8 hab./km2) se dan en los municipios rurales de montaña del Pirineo Oriental, Prepirineo y Sistema Ibérico turolense. Densidades superiores a la media regional presentan las zonas de regadío del Jalón, Jiloca y Ebro, o de La Litera y Bardenas-Monegros.

La ciudad de Zaragoza supone en cantidades globales la mitad de la población de Aragón, dando lugar a una macrocefalia progresivamente agudizada ante la pérdida poblacional de la comunidad autónoma. En el Pirineo, la mayor parte de los municipios han perdido población, creciendo tan sólo los núcleos industriales y mercantiles de la depresión intramontana y el somontano. En la cordillera Ibérica se ha mantenido la comarca de Calatayud, mientras Teruel ha sufrido un tenaz despoblamiento, con excepción de la capital de la provincia, los municipios mineros y las vegas de los ríos Jiloca y Alfambra. En la depresión central sólo han crecido Zaragoza, su área metropolitana y los municipios del corredor del Ebro.

La causa fundamental de esta situación ha sido el saldo migratorio interregional negativo y la concentración en Zaragoza de las migraciones intrarregionales, ambos fenómenos acaecidos especialmente en la década de 1960-70.

Como consecuencia de estos movimientos migratorios, protagonizados sobre todo por jóvenes, la estructura biológica de las provincias de Huesca y Teruel sobre todo está notablemente envejecida, y la aragonesa en general presenta un mayor envejecimiento que la española.

Este factor de envejecimiento y el descenso de la tasa de natalidad, que en 1994 se situó ya en un 7,8 por mil, están provocando un crecimiento vegetativo negativo. En Aragón mueren ya más de los que nacen: en 1994 nacieron 9.352 niños y fallecieron 11.502 personas. Hay que tener en cuenta que la tasa de mortalidad ha aumentado desde 1980 de un 8,3 por mil a un 9,5 mil, debido a ese mismo fenómeno de envejecimiento.

Los movimientos migratorios de los años 60 y 70 a que nos referíamos, y la progresiva industrialización de Zaragoza y otros núcleos urbanos, produjeron un vuelco en la distribución sectorial de la población: entre 1960 y 1975 el sector primario aragonés pasa de agrupar un 46,4% de la población a tan sólo un 24%, el secundario aumenta desde el 23% al 38% y los servicios del 30 al 38%. Estas cifras vuelven a ser modificadas por la crisis industrial de los últimos años 70, junto a la tendencia general a la terciarización de la economía: en 1988, el sector primario suponía un 14,5% (todavía por encima de la media nacional situada en 12,5), el secundario incluída la construcción era el 34% (muy próximo a la media nacional, 33,2) y el terciario alcanzaba ya el 51,6% (también por debajo de la media nacional, que era el 54,4).

El sector servicios es mayoritario en las tres provincias, aunque destaca Zaragoza, sobre todo por la concentración existente en el área metropolitana de la capital. En esta provincia se han desarrollado pequeños núcleos industriales muy dinámicos, como Brea, Illueca, Tarazona, Ateca, etc. En Huesca, el sector terciario destaca por los municipios turísticos de Canfranc, Sallent, Biescas, Benasque, etc, y en segundo lugar todavía prima el sector primario sobre el secundario, debido sobre todo a su importancia en los municipios del Pirineo y Prepirineo. En esta provincia los mayores activos industriales se sitúan en Barbastro, Monzón y Sabiñánigo. En cambio, el sector secundario es ligeramente superior al primario en Teruel, debido a la actividad de municipios como Ojos Negros, Escucha, Andorra, Ariño, Utrillas...


Situación | Relieve | Clima | Recursos Hídricos | Vegetación | Actividades Económicas

Mensaje del Presidente | El Estatuto de Autonomía | El Escudo, la Bandera y el Himno | Instituciones Aragonesas | Historia | Turismo


Fecha Creación: 21-3-1997

Presidencia
Gabinete de Comunicación
Tlfno. 976.418188 / 74 / 69

sobre
cido@aragob.es
migracionportal -->